Cada día es más común ver que los edificios, casas, locales y otros inmuebles son construidos teniendo como estructura
base el acero. Las razones son diversas y aquí te explicamos cuáles son las principales.

RESISTENCIA. La principal característica del metal o el acero. Es un material difícil de doblar o romper, motivo por el que es utilizado como pilares y castillos en obras de construcción.

FACILIDAD DE MONTAJE. Las piezas se piden con las medidas solicitas por ingenieros y arquitectos, por lo que no es necesario construirlas en el lugar ni esperar su secado, como sucede con el cemento. Sólo es necesaria una buena soldadura.

LIGEREZA. Las estructuras de acero son, aunque no lo parezca, más ligeras que otros materiales utilizados. Por tal razón, el costo en cimentaciones es más bajo y los edificios pueden alcanzar varios pisos de alto.

MANTENIMIENTO. Es más fácil cuidar el metal que el cemento. Actualmente existen distintos sistemas de protección contra la corrosión, que es el daño principal que puede sufrir el acero. Como todo material, es necesario un mantenimiento mínimo para lograr un mayor tiempo de vida.

DISEÑO. En muchas ocasiones, los arquitectos deciden dejar al descubierto algunas caras de las estructuras de acero porque visualmente no perjudican la vista de los inmuebles. Aunque es poco utilizado, sí es factible hacerlo.


Fuente: cermex.mx